Para que una relación de pareja tenga una mayor probabilidad de éxito se deben cumplir aspectos, actitudes y aptitudes, aunado con el papel que tiene en la sociedad el hombre y la mujer.

De acuerdo con el psicólogo estadounidense Robert Sternberg, existe una forma de potenciar y conseguir una relación de pareja ideal que incluye la pasión, la intimidad y el compromiso: la teoría triangular del amor. Esta teoría habla sobre cómo se puede conservar esa “chispa”, esa “magia” y esas “mariposas en el estómago” a pesar del paso del tiempo y las actividades que el hombre y la mujer desempeñen durante la relación de pareja.


Incrementar la pasión:

Cada uno debe conservar esa imagen romántica que hizo que se enamoraran, pues ayudará a que el paso del tiempo no sea un factor en la forma de llevarse por las actividades que desempeñan, por lo que se debe ser creativo, y la imaginación, el humor y la fantasía podrían ayudar con eso.


De igual manera, siempre se debe mantener la admiración por la pareja, lo cual ayudará a establecer una conexión mental sexual y placentera que, aunado con la excitación física, genera que la pasión entre ambos sea constante y surja un estado de deseo intenso.

Una diferencia con la intimidad y el compromiso es que prospera en base al refuerzo y el empeño que cada uno le dedique en la relación.

Preservar e incrementar la intimidad:

En la relación de pareja debe existir un sentimiento de cercanía que ocasiona que confiemos en la otra persona, lo cual permite “explayarse” para que observe el hombre y la mujer cómo son realmente ambos para que exista un nivel de confianza y de aceptación mutua.


Debe existir respeto, confianza, unión, comunicación y apoyo, pues este sentimiento está relacionado con la proximidad, conexión y vinculación que se promueven en una relación.
Se refleja en un entendimiento, en el apoyo en la otra persona cuando lo necesita, en la entrega de uno mismo, en la comunicación cercana y en aspectos íntimos de la persona.

Mantener y ampliar el compromiso:

Este punto hace referencia a la decisión de seguir en la relación de pareja a pesar de los altibajos que puedan surgir, lo cual se refleja a través de la fidelidad, la lealtad y la responsabilidad.
Para lograrlo se deben establecer formas de comunicarse que permitan manifestar la propia opinión, sin que el otro se sienta ofendido o rechazado, por lo que es un elemento importante para incrementar la aceptación mutua.

El compromiso es el componente estabilizador de las relaciones, pues recordar los momentos vividos y recordar la relación podría ayudar cuando las cosas están mal y quiere seguir luchando por ese amor.